CAPÍTULO 3

La hipnosis

Todo comenzó una tarde estival de pleno julio, estaba jugando en el parque con la pandilla. Recuerdo que era un parque bastante grande, los columpios estaban al lado del estanque; había patos y según subías accedías a bancos para sentarte, o te servía también para atajar de una calle a otra. 

El caso es que ahí comenzó todo…Teníamos 4 años los cinco chicos y si teníamos ganas de hacer pis solíamos hacerlo tras un árbol que estaba justo al lado de los columpios; claro que por la tarde nunca había nadie y era más difícil que te vieran… Ese día como muchos otros, mami me cogió para que lo hiciera allí detrás. Era lo más rápido… 

En los bancos había señoras mayores, algunas solas, otras con sus esposos, otras con amigas, otras con sus madres o hermanas.Lo cierto es que no quería, me daba vergüenza que me vieran…

El caso es que mami me alzó tras el árbol como de costumbre, y apareció un policía, ahí comenzó mi aversión a los hombres con uniformes. Mami me bajo rápidamente, pero ya era tarde… me habían hecho fotos, y mami tuvo que pagar una multa por mi culpa, según ella. Luego las madres se lo comentaron unas a otras, también entre el resto de chicos y chicas; y ahí comenzó el mote que me acompañó hasta terminar el instituto.

 

-¡Uno, dos, tres …. Despierta Monica, ya hemos acabado!

PicsArt_07-04-07.29.55

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s