La peluquería

Hacía tiempo que no pisaba una peluquería. Bien porque me cortaba yo sola el pelo, o bien porque yo misma me hacía los arreglos y retoques.

Hace poco fui a una academia de peluquería cercana a donde vivo, fui atendida por tres personas diferentes, incluida la profesora que retocaba la parte final y evaluaba al mismo tiempo.

En ningún momento me preguntaron que corte de pelo quería. Acostumbrada a cortármelo en casa, no recordaba la cantidad de tiempo  que debías de disponer para ello…

El primer paso fue poner un tinte, algo que me hizo el alumno más joven de la academia. Lo que más me llamó la atención fue su ir y venir, preguntar una y otra vez a la profesora que número tendría que usar, hasta que finalmente después de casi una hora me atendió. La crema hidratante que se suele poner no quedo del todo en su sitio, dando lugar al final a un rojo por toda la cabellera, incluidas orejas, parte de la frente y nuca. Algo que después la profesora tuvo que corregir con acetona y posteriormente con el líquido que se pone para las permanentes, que por cierto huele fatal, pero es un producto que quita el color, aunque es necesario frotar para quitarlo en su totalidad. Mientras me lo quitaba discutía a voces con el alumno el desastre ocasionado, a lo que él respondía que él nunca se iba a teñir.

Después de esperar bastante y dejarme a medias, este alumno,  sin decirme nada, se fue a atender a otra cliente. Tuve que preguntarle si me pondría el resto del tinte o me dejaría así, algo que tuvo que preguntar a la profesora de nuevo. Pasada una media hora larga y después de ponerme el color de largos a puntas fue otro chico el que me atendió. Este chico fue el más agradable, tímido, callado y reservado, pero eficiente que es lo que se busca cuando te vas a arreglar el pelo. Me aconsejó sobre el corte, después de enseñarle dos looks y me dijo que para mi, lo mejor sería algo corto según las necesidades que le había comentado. El corte que me hizo me gusto, no era corto ni largo, estaba realmente bien. Después de hacerlo llego la profesora para revisar su trabajo, encontró algún que otro mechón al que le faltaba algún corte, hasta aquí todo bien. En ese momento sin yo haberle dicho nada del corte que quería empezó a emocionarse y a cortar y a cortar .. hasta que me hizo un corte totalmente diferente al que yo buscaba, quise que me lo arreglará, pero como era ya última hora quedó en que fuera otro día por allí, le pregunté si me lo haría gratis y me dijo que sí, a lo que volví al día siguiente para que al menos me lo pusiera de otra forma, aunque fuera corto pero no con tantísimo volumen tal que una señora mayor, así que ahora solo me queda esperar a que me crezca, porque al decirle que si no me podía cortar un poco más para no verlo con tanto volumen y simétrico me dijo que en ese caso tendría que pagar, porque no era lo que habíamos acordado. Y yo me preguntó qué es lo que habíamos acordado, si en ningún momento me preguntó que corte quería y la diferencia entre cómo me dejo el alumno, que para mi estaba bien, a como me dejo ella distaba mucho de lo que quería.

Conclusión, para cortarse el pelo mejor ir a un centro donde sea solo una persona la que te atienda. Yo desde luego hoy salí con una decepción enorme, porque no era para nada lo que quería. El pelo crece, así que me conformaré con eso mientras tanto…¿Alguna vez os ha pasado algo similar?

Si queréis contármelo dejármelo por aquí abajo, gracias;)


C9BD954A-DAF9-44C2-BFC0-7EB7F553185A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s